16
Sep
10

La intransigencia del converso

Hay un tema recurrente que siempre me ha llamado la atención, que a pesar de respetar no acabo de entender. Me estoy refiriendo a la actitud adoptada por muchas personas cuando se produce un giro en su forma de pensar o actuar. Es algo que ocurre con independencia del campo en el que se produzca el cambio, bien sea ideológico, ético, de carácter social, religioso, filosófico, de hábitos, o cualquier otro factor.

De repente, una persona cambia radicalmente su postura, pasando de la que ha mantenido a lo largo de su vida a la totalmente opuesta. Este hecho, que vuelvo a insistir, a pesar de no entender muy bien personalmente, respeto, no suele terminar aquí. Por el contrario, una vez que se ha abandonado la postura anterior, parece que para ratificar o justificar esa decisión,  es necesario atacar y pisotear lo abandonado; y entonces, se muestran como verdaderos enemigos de lo anterior.

Esto sucede por ejemplo en los cambios de ideología; al abandonar una línea determinada y pasar a la contraria, no suele bastar con una actitud comprensiva, por el contrario, se adopta un marcado extremismo, tanto en la nueva concepción como de furibunda negación de la abandonada. Igual suele ocurrir con los cambios religiosos; no es extraño que quien ha mantenido una creencia que practicaba respetuosamente, si la abandona, se convierte automáticamente en alguien no ya crítico con la religión abandonada, sino que la suele atacar ferozmente.

Y no sólo se da esta situación en los cambios de posturas, también aparece en los de hábitos; un ejemplo claro lo podemos encontrar en aquellas personas que dejan de fumar. Gente que ha estado enganchado al tabaco toda su vida, que ha llegado a mirar por encima del hombro a quienes no fumaban, era un tópico aquello de “fumar es cosa de hombres”, e igualmente lo de “mujer moderna”; pues bien, es suficiente con dejar de hacerlo para convertirse en un azote del fumador, quejándose de quien lo es, sintiéndose agredido por el “vicioso” que no es capaz de dejar tan horrendo hábito.

Concluyendo, respeto a quien decide cambiar, pero el hecho de convertirse en un intransigente hacia lo abandonado, lo considero por decirlo suavemente, una falta de respeto y una incapacidad para la convivencia. Eso, o tal vez que no está muy convencido con la decisión adoptada.

Anuncios

21 Responses to “La intransigencia del converso”


  1. septiembre 16, 2010 en 19:55

    Ernesto conforme empezaba a leer..pensaba…el ejemplo tipico el tabaco…y luego veo que tú también llegas a él.
    No entiendo a los intransigentes Ernesto….creo que en esta vida es necesaria una tolerancia que además tendría mucho más sentido si “uno ha estado en las dos posturas contrarias”. Así que completamente de acuerdo contigo.
    Yo dejé de fumar hace 7 años…y puedo presumir de intentar tolerar y entender todas las posturas…. Besos

  2. 2 pipermenta
    septiembre 16, 2010 en 20:06

    Las dos caras totalmente opuestas la una de la otra. Tienes más razón que un santo con esta entrada, lo peor es que todos caemos en esos errores de alguna manera, quizá sin darnos cuenta y creyéndonos en posesión de la verdad. Nuestra verdad. La intransigencia es uno de los peores vicios de la humanidad y como digo, todos caemos en ella lo queramos o no.
    De visita a los amigos…Cuídate, vecino.

  3. septiembre 16, 2010 en 22:02

    Aquí hemos llamado siempre “rebotaos” a los que se educan en colegios religiosos y luego se pasan al extremo opuesto. Rebotar, según la tercera acepción del DRAE, significa: “Dicho de un cuerpo en movimiento: Retroceder o cambiar de dirección por haber chocado con un obstáculo”. Y el obstáculo solía ser la dificultad de vivir una fe infantil a una edad adulta sin haber sido capaz de madurarla y adaptarla a su edad. No es extraño entonces que esa persona reaccione en contra de lo que, en el fondo, quizá viva como un fracaso.

  4. septiembre 17, 2010 en 08:46

    Parte de la explicación está en buscar una justificación a sus actos, lo que le permite mantener su decisión, de forma que expresar lo nefando de algo, ratifica la postura contraria. Buscar acólitos ayuda a la causa y rodearse de iguales también. No es el sitio, pero creo que en el asunto del fumar, puede ser terapéutico, además de sano, ser intransigente. La tasa de recaídas en el primer año es del 80%, por lo que cualquier cosa que proporciones argumentos, caparazones o inhibidores resulta provechoso. Fíjate que siempre se llama intransigente al no fumador, cuando es el único que históricamente ha tenido que transigir y tiene aún que hacerlo. En los ascensores no huele al no tabaco del no fumador, no tienes que ventilar la casa cuando parten tus amigos no fumadores, ni sacar la ropa del dormitorio para que se ventile tras una cena con no fumadores.

    Creo que para evitar la intransigencia del pasivo vendría bien la educación del activo. Las bicicletas a tres o cuatro veces más velocidad que un peatón por las aceras, los coches ocupando los pasos de cebra, las radios colectivizadas de algunos tipos…ya sabes.

    Y en lo ideológico, si el clamor filonazi -en sus diferentes formas- trocara en antifascismo y se hiciera fundamentalista de la libertad a mi me parecería de perlas, por utilizar una expresión bien antigua. Tanto como yo.

    Abrazos de intransigente amistad,

  5. septiembre 17, 2010 en 09:53

    Nunca he soportado el humo, ni cuando fumaba (la peste que impregnaba mi ropa al regresar de garitos sin extractores era asquerosa, y los ojos irritados…) ni ahora que no fumo. Y sí, soy intransigente en asuntos como la pena de muerte, el maltrato animal, la violencia machista, la tortura, la pederastrtía, etc.

  6. septiembre 17, 2010 en 16:22

    Gracias a tu reflexión, me descubro como un animal raro, jeje. Resulta que en dos de los puntos que dices tendría que ser intransigente y, sin embargo, no es así. Fumé hasta, hace exactamente un años y doce días, lo sé no porque lleve la cuenta, sino porque decidí dejar de fumar el día de mi cumpleaños de el año pasado, así que me resultó fácil calcular el tiempo, pero no me da fastidio que fumen a mi alrededor, quizás porque deje de fumar convencido por mi mismo y no por convencimiento de parte de otros o, quizás, porque estoy tan convencido de mi decisión que no temo recaer en el vicio, y este puede ser uno de los motivos por el que tantos reaccionan en modo intransigente al humo de los demás, pero debo decir que nunca fumé dentro de casa y en esto no cedo de un milímetro, dentro de casa no fuma nadie.
    Sobre la política he cambiado opinión, me sucedió como el ejemplo de Senior citizen, crecí con convicciones que no eran mías, sino impuestas, y cuando conocí la verdad, y pude escoger tomé mi camino, pero no lo hice renegando todo, intenté el dialogo como primera vía, y vista la imposibilidad de dialogar, no por mis posiciones sino por la otra parte cerrada en un obtuso ”viva la revolución y el partido comunista” tuve que abandonar mi patria, pero aún así, no reniego las cosas buenas que se han hecho en mi país, aunque me gustaría que se intentaran otras vías para salir de la situación que impide a mis compatriotas que aún están allí, de vivir con un poco más de dignidad.
    Una cosa que aprendí de mi abuela es que los extremos nunca son buenos compañeros para seguir un camino. Creo que la mejor vía es la del respeto reciproco, porque mi libertad termina donde comienza la tuya, si quiero fumar y tu no fumas, lo hago donde sé que no te disturbaré. (este es sólo un ejemplo)
    Nuevamente Gracias, Ernesto.
    Un abrazo.
    Leo

  7. septiembre 17, 2010 en 17:12

    Hemos llegado al tema del tabaco, Winnie, porque es algo muy cercano y que se ve todos los días. El ás furibundo atacante del fumador suele ser el que lo acaba de dejar, por el contrario quien no ha fumado nunca o lo dejó hace mucho tiempo suele ser menos agresivo. Por supuesto que el mínimo respeto debe impedir que el fumador molesté a nadie, pero sin llegar a criminalizarlo. Besos de un exfumador, que no es intransigente en este tema.

    Un placer recibir tu visita Piper, como siempre; lo cierto es que la verdad es muy relativa, cada uno creemos tener la nuestra, por eso es necesario hablar. Recuerdos a los vecinos y un beso para ti.

    Puede ser explicable la reacción del rebotao, Senior citizen, pero simpre sin caer en el ataque desmedido y violento.

  8. 8 Claudia Ibañez
    septiembre 17, 2010 en 19:24

    Es muy justa tu observación Ernesto (no podía ser menos!)…por suerte no son todos.
    Los que sufren de este efecto, me parece, adolescen de un problema que creo es mayor de lo que suponemos: el ego. Y es que sólo una persona con un ego desmedido enfrenta una cuestión apta para el debate con una postura intransigente parada en la única baldoza de la verdad posible, sin ánimo de escuchar razones ni de permitirse comprender al otro aunque no se piense igual…y es que el egocentrismo desmedido no admite al otro (mucho menos sus razones) y si, además, hay un poco de inseguridad de por medio (de manera tal que le sea imprescindible reafirmarse sólo a través del otorgamiento de la razón por parte del otro)…pues para mí, ya está dada la fórmula perfecta para el extremismo converso: despreciar y pisotear si no pueden obtener la razón dada que es la única fórmula para salir ganando.
    Y como todos tenemos un poco de ego y otro de inseguridad…pues nadie está muy a resguardo de cometer el error en algún momento. Lamentable es cuando estos conversos extremistas e intransigentes son personas maduras que deberían tener el temple de la sabiduría del camino recorrido y que además son figuras públicas que llegan a muchos expresando lo que “creen que piensan”. Un besote! Perfecta tu entrada!

  9. septiembre 17, 2010 en 19:50

    El tema de la intransigencia de que hablo, Luis, lo centro precisamente en la del hoy pasivo que hasta ayer era activo y en aquella situación él no respetaba lo que ahora “exige” se respete por el otro; y digo exigir y no pedir. Otra cosa es cuando, estando en el lado que sea, siempre se ha intentado no molestar, respetar al otro, ahi si estoy de acuerdo. Y lo mismo se puede aplicar a lo ideológico; por supuesto que está de perlas el pase a posturas de libertad y coexistencia, el problema vuelvo a tenerlo con aquellos que habiendo mantenido posturas reaccionarias, filonazis, represivas y demás lindezas, se reconvierten en “defensores de la libertad” y los “más demócratas que nadie”, y en nuestra fauna política abundan estos elementos. Automáticamente pienso que lo hacen por intereses espurios, y por ahí no paso, con estos si soy muy intransigente. Abrazos de amistad, aunque seamos intransigentes.

    Adrián, continuó con lo dicho al amigo Luis, personalmente puedo ser muy intransigente, de hecho lo soy, y como tu bien apuntas, contra la pena de muerte, las dictaduras, la tortura, el racismo, la pederastia, la discriminación, la violencia en cualquier manifestación… y un largo etcétera. Abrazos.

  10. septiembre 17, 2010 en 19:56

    Ernesto te entiendo perfectamente: lo expresado en el post y en tu explicación. Pero se lo quería dejar más claro aún a un/una comentarista anterior…¡y estoy plenamente de acuerdo contigo!

  11. septiembre 17, 2010 en 20:04

    Bienvenido al grupo de “raros” Leo, coincidimos de nuevo en lo que comentas. El planteamiento que haces del cambio de opinión de la política me parece acertado y creo que dice mucho sobre tu forma de plantearse el tema. Yo también opino que es perfectamente compatible el reconocer que, en su momento, la revolución en tu país, acabó con una serie de injusticias, desigualdades y que generó y llevó a cabo una labor positiva, con el hecho de que la situación actual de recorte de derechos y libertades, de censura, sea algo deleznable y se denuncie esta falta de libertad. Me sigue asombrando la fuerza del pueblo cubano, el ver la fortaleza y ánimo con que siempre se enfrenta a las carencias. esa al menos es la visión que yo ye percibido allí. Permíteme que te exprese que la capacidad de análisis sobre estos hechos, es algo que te honra y refleja las buenas enseñanzas de tu abuela. Un fuerte abrazo.

    Claudia, yo creo que es la inseguridad la que en mayor parte lleva a esta forma de actuar, y pienso que aparecen estos ataques desmedidos precisamente por falta de convencimiento real para la opción elegida. Si realmente uno ha llegado a tomar la decisión de dar un giro (hablamos de un extremo al otro) por una análisis detenido, por convencimiento propio y razonado, no suelen darse estas reacciones; supongo que el saberse acertado en la decisión es suficiente. El problema surge cuando el cambio se ha debido a intereses más o menos oscuros, por ansia de poder, por medrar, por avaricia, etc., entonces hay que atacar lo dejado para demostrar que nos debemos al “nuevo amo”. Al menos en política, yo lo veo así. Un beso grande, amiga.

  12. septiembre 17, 2010 en 20:09

    Gracias nuevamente por la aclaración Adrián, aunque no tenía la menor duda de que compartíamos totalmente la opinión. Otro abrazo.

  13. 13 Concha Huerta
    septiembre 17, 2010 en 21:46

    Para mi que la intransigencia de los que dan un giro diametral en sus creencias no es sino una muestra de lo poco que creen en ella, que tienen que reforzar de esta manera por lo demas absurda. Es cierto que uno a veces puede caer en la tentación de creer que ha sufrido una revelación y esta en posesión de la verdad. Cuanta osadía. Y es que ya se sabe, mala cosa es cualquier intransigencia.
    Saludos

  14. 14 Niée
    septiembre 18, 2010 en 04:12

    Ernesto, con este tema nos obligas a parar un rato y reflexionar, lo cual se agradece. Es tan común aferrarse a verdades que por naturaleza son resbaladizas, y como si fuese una pieza más de un rompecabezas, el tema que presentas en tu artículo viene a completar algunas ideas que se me han presentado hace unos días a propósito de un seminario sobre Heidegger. Pensé que indeterminados,solos en la multitud e incompletos como estamos en el mundo,la existencia nos desafía a “hacernos”. Mis preguntas sin respuesta tuvieron que ver con la forma de encontrarnos con el otro, en circunstancias que hoy somos alguien, pensamos de un modo, y mañana pensamos distinto, siendo el lenguaje un instrumento que a menudo usamos para el desencuentro.
    Un abrazo,

  15. 15 Anele
    septiembre 18, 2010 en 10:18

    Pienso como ya se ha dicho por aquí que cuando el cambio es un proceso, una reflexión, un estudio de las ideas que antes eran contrarias la persona será tolerante y transigente e incluso te podrá razonar con una base sólida el por qué del cambio producido.

    Un cambio extremo en un corto periodo de tiempo en mi humilde entender denota ignorancia, inseguridad, falta de personalidad y otras muchas cosas.

    Eso si hablamos de ideologia. Si hablamos del espíritu las emociones a veces son tan extremas que un día te puedes levantar amando el negro y al día siguiente el blanco. Son cosas diferentes.

    En cuanto al tabaco…a mí me llegaron a decir que si iban de visita a mi casa NO PODIA fumar, no pude por menos de decir que por deferencia lo podría hacer pero que en mi casa mando yo y al que no le guste ¡¡Puerta!!.
    He discutido algo con este tema, yo siempre decia que en los bares que se permite fumar puedes no entrar, ellos argumentaban que en casi todos los bares se permitia y que lo deberian de prohibir sin restricciones.
    Al final los fumadores seremos unos solitarios parias sociales. ¡¡Claro, que siempre tendremos la opción de dejar de fumar!!

    Guiño, beso.

  16. septiembre 18, 2010 en 18:10

    No siempre es así. Yo he experimentado varias “conversiones” y nunca me he dedicado a pisotear al “no convertido”; muy al contrario: me resulta muy fácil ponerme en su pellejo. Es cierto, sin embargo, que hay como un furor inicial pero en seguida acaba sosegándose.

    En cuanto al tabaco, el humo me molesta enormemente y el olor ni te cuento, pero ya me molestaba antes de dejar de fumar, por eso, entre otras cosas, lo hice.

  17. septiembre 18, 2010 en 21:08

    Eso es lo que pretendía destacar en la entrada Concha, que esos giros de 180 grados de un día para otro, en muchísimos casos, no se realizan por convencimiento real, de ahí la intransigencia que muestran automáticamente y el rechazo a lo que acaban de abandonar. Saludos.

    Niée, pienso que es un hecho real que la experiencia, el discurrir de nuestras vidas, nos hace ir moldeándonos y se van produciendo cambios en nosotros, pero siempre de manera pausada, meditada y de acuerdo con las vivencias que tenemos individualmente. Efectivamente la edad, lo vivido, las circunstancias, la formación de cada uno y otros factores nos van formando. Lo que me cuesta entender son esos cambios radicales y repentinos, que no creo que se deban a un análisis y una decisión meditada, y por si fuera poco, esas reacciones furibundas contra la postura anterior, eso es lo que no llego a comprender. Y como tu bien apuntas, es una pena que se utilice el lenguaje para el desencuentro en lugar de para la convivencia. Otro gran abrazo para ti.

  18. septiembre 19, 2010 en 14:21

    Pues a mí siempre me ha sorprendido tal actitud como a ti. Pero el odio nunca está lejos del amor. El converso tiende a ser radical, quizás porque debe probárselo a sí mismo y a los demás, como ya lo han apuntado varios comentaristas. Quizás porque desea castigarse a sí mismo, eliminar ese pasado indigno del nuevo presente. Quizás porque es más fácil girar 180 grados que 45.
    Un abrazo

  19. septiembre 19, 2010 en 19:13

    Todo lo que le comentaba a Niée lo extiendo a ti Anele, como verás estamos de acuerdo y es cierto que en ese rencor e intransigencia se esconde la inseguridad, el no estar realmente convencido ni de la nueva postura ni de si se hizo bien al abandonar la anterior.
    El tema del tabaco, creo que no se entiende en general; yo fumé desde muy joven y ya hace bastante tiempo que lo dejé, ahora bien no me parece correcto el nivel de estigmatización a que se ha llegado hoy en día, casi se puede hablar de criminalización de los fumadores. Beso para ti también.

    Estoy de acuerdo contigo Zambukkida, el problema noes la “conversión” sino la posterior actitud intransingente y de ataques desmedidos contra las posturas abandonadas; a ese tipo de reacción es al que me refiero. Saludos.

    Esa es la razón que yo también creo Leonardo, el que realmente había una falta de convencimiento real de la nueva postura adoptada. Otro abrazo para ti.

  20. septiembre 19, 2010 en 20:14

    Y debe condición humana, porque es fácil observar que incluso se produce ese cambio de actitudes y negaciones radicales cuando el tiempo te lleva a cambios en los ciclos de la vida…esa tendencia a mirar hacia atrás con incomprensión olvidando los propios pasos. En la enseñanza,d esgraciadamente, hay que oír críticas que merecerían un vídeo retrospectivo a quienes las hacen, de sus propias vidas.

  21. septiembre 23, 2010 en 10:16

    Al igual que tú, respeto que las personas cambien de postura. Es normal y natural. Pero esa intransigencia del converso es algo que a mí se me escapa por completo. Justamente por venir de una postura opuesta a la nueva se debería ser más comprensivo y tolerante con ella o, al menos, esa es mi postura.

    Nunca comprenderé la radicalidad e intolerancia del converso…

    Besps


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Safe Creative #1002265631707
septiembre 2010
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Si quieres oir música, pincha play

Eneko

Cuentos del barrio bloguero

Dado que siguen publicándose en diversos blogs, he abierto una página específica donde se iran actualizando.

Archivos

Leyendo:

RSS alexkev

RSS Alfa 79

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Alma Naif

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Anne Fatosme

RSS Anele

RSS Carmen Coello

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Carmencoello’s Blog

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Charradetas

RSS Claudia Ibáñez

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Cuentos de bolsillo

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Chinasklauzz

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Chinasklauzz (Voz Nocturna)

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Chrieseli

RSS Debajo de la piel

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Defecto perfecto

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Eduard

RSS Egomanias

RSS EKLEKTIK KAFE

RSS El Macasar

RSS El Pinar (y su reloj)

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Eusebio

RSS Juan Pedro Villa-Isaza

RSS Klimtbalan’s

RSS La pistola de Larra

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Letras Insurrectas

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Marta

RSS Más allá del laberinto

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS NOHIVADIS

RSS OrdednnegrO

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Patricia Gómez

RSS Pilar

RSS Pipermenta

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Sendero

RSS Sgt. Pepper

RSS Tesa

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Vaya tela

RSS Vi

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS zambullida

Blogs descansando

RSS Ojo

RSS Residuo

RSS Letras de agua

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Me han visitado

  • 579,884 hits

FIRMA POR LA SEPARACIÓN IGLESIAS - ESTADO

Salvemos el Bogui

Visitas desde 6 de septiembre


A %d blogueros les gusta esto: